Coco - BeGrower
Categorías
Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00€ Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra



El sustrato de coco es perfecto para elaborar cultivos 100% orgánicos. La fibra de coco se utiliza como base del cultivo hidropónico y es el más sencillo para los valientes que se atrevan a aventurarse en la hidroponía.


Leer Más

Coco 

Para poder asegurarnos unas cosechas a la altura de nuestras expectativas, es necesario conocer su estructura y características. Solo así, conseguiremos flores de calidad y con aromas muy potentes sin rastro de abonos o químicos en su sabor al fumarla.

La fibra de coco procede de los frutos de los cocoteros y esto lo convierte en un producto natural. Tras el tratamiento que sufren los cocos para extraer sus fibras y residuos, se obtienen polvo y filamentos, la mezcla de estos dos compuestos es lo que produce el sustrato de coco que utilizamos en cultivos hidropónicos.

La mayoría de cultivadores que se inician en el cultivo de marihuana presentan la misma duda, es mejor el sustrato de tierra o el sustrato de coco. Aunque ambas opciones son acertadas para según el medio, nosotros apostamos por el coco y os vamos a presentar nuestras razones.

El coco es un sustrato inerte, esto quiere decir que no contiene nutrientes ni alimento para nuestras plantas en su composición, por lo que, tendremos que echar mano de abono y añadirlo al agua en el riego. Uno de los puntos fuertes del coco es su gran oxigenación, esto favorece notablemente al desarrollo del sistema radicular por todo el contenedor gracias a ser un medio bastante esponjoso. Otro de los puntos fuertes del coco es que en su composición contiene trichoderma. El trichoderma ayuda a proteger nuestra planta ante ataques de enfermedades como hongos o plagas, desarrolla el sistema inmunitario de la misma y fomenta la vida microbiana en el suelo, esto es fundamental para que se produzca una aceleración en los procesos metabólicos de las plantas y se alimenten mejor y en mayor cantidad.

Con este cóctel de pros que nos aporta el coco, conseguiremos obtener un mayor crecimiento durante el estado vegetativo de las plantas, un mejor sistema radicular que se expandirá y alimentara con más ahínco y una protección extra ante los múltiples problemas que las enfermedades presentan en los cultivos.

Para favorecer a complementar el sustrato de coco, podemos añadir perlita para tener una mayor oxigenación en el contenedor y arcilla expandida en el suelo de la maceta para conseguir un buen drenaje.

Al tratarse de un sustrato inerte, tenemos que abonar con fertilizantes que aporten los nutrientes necesarios, es de vital importancia controlar los niveles de Ph y EC en el agua de riego. Si no prestamos atención a estos valores, podemos sobrefertilizar con facilidad nuestras plantas e incluso llegar al punto de arruinar el cultivo.

El rango de Ph que se aconseja utilizar en coco va desde 5,5 hasta 6,3, en la fase de crecimiento nos iremos a las 5,8 y en la fase de floración lo adaptamos a 6. Es importante mantener estos niveles si queremos garantizar una buena asimilación de alimentos, ya que, el Ph es el rango que utilizamos para saber si el agua que contiene el riego es más ácida o más alcalina.

Cuando hablamos de EC o electro conductividad, nos referimos a la cantidad de sales minerales o abono que hay en una disolución acuosa. Sabiendo esto, es recomendable dosificar la cantidad de fertilizante que agregamos al agua dependiendo de la fase en la que se encuentren las plantas. Es muy importante realizar un lavado de raíces cuando el nivel de EC llegue a los 2,5. En este punto, es necesario realizar un riego con el triple de la capacidad de agua que tiene la maceta y es muy recomendable añadir enzimas para ayudar en la labor de limpieza en las raíces. Este proceso hay que repetirlo las veces que sean necesarias, ya que de lo contrario, las plantas no se alimentarán bien debido a la gran cantidad de alimento que obstruye las raíces.

Para finalizar, es fundamental la elección de abonos que vamos a utilizar en este tipo de sustrato. Los fertilizantes quelatados o desarrollados especialmente para coco son la mejor opción dentro del mercado. Gracias a su composición, se absorben mucho mejor y de manera más eficiente. Hay disponibles tanto abonos biológicos, como minerales. Los minerales, son los más usados en cultivos hidropónicos aunque desde BeGrower os animamos a probar gamas orgánicas con las que sacaras la misma producción pero dejando el sustrato de coco libre de rastros o sales.

En BeGrower, encontraras múltiples marcas de sustratos para cultivos en coco y los complementos necesarios para garantizar una buena alimentación de nuestras plantas durante todo el cultivo y obtener así, grandes cosechas.