Iluminación - BeGrower
Categorías
Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00€ Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra



La iluminación en un cultivo de marihuana es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta cuando decidimos empezar con un cultivo de interior. Actualmente, existen una variedad de productos en el mercado que dificulta la elección para nuevos cultivadores, por eso desde BeGrower, intentaremos explicar todos los componentes de iluminación que necesitaremos para poder tener nuestro cultivo de marihuana lo más optimizado posible.


Leer Más

Iluminación 

  • Lámparas

    ¿Como y que tipos de lamparas existen para nuestro cultivo?


    En su interior se forma un flujo de electrones producido por las descargas eléctricas que la lámpara emite, si este flujo colisionara con otro, podría llegar a fundir la lámpara por acumular y asimilar demasiada energía. Otra de las situaciones que podría ocurrir es que la bombilla no reciba la suficiente energía,  lo que provocaría que el electrón se trasladara a otro orbital derivando en una corriente sin estabilidad. En esta situación la energía que se libera es UV, exactamente la misma que recibimos del sol, debido a esto los electrones deben tener un estado energético concreto y definido, para asegurarnos la estabilidad del espectro de luz de la lámpara.

    Para poder aportar la corriente suficiente y asegurar el correcto funcionamiento de las lámparas se necesitan otros componentes, artículos que encontraréis en BeGrower como un balastro y un reflector. El balastro proporciona la estabilidad en la corriente para no sufrir ni subidas, ni bajadas, y hacer funcionar a la bombilla. De esta forma, conseguimos evitar que se formen demasiados electrones y que la lámpara llegue a fundirse.

    En el caso de los reflectores, su función es la de reflectar la luz que emiten las lámparas. Además de conseguir un sistema con el que poder abarcar mayor rango de espectro que con solo la utilización de la bombilla, el reflector lleva un casquillo a través del cual transporta la corriente hasta la lámpara. Estos reflectores son muy útiles para aumentar la eficacia de las lámparas, aunque dependiendo de las características que contengan cada una, su rendimiento puede variar. Para saber esto nos hará falta medir los lúmenes, las bombillas que presentan un rango más moderado son las que contienen entre 19 y 28 lúmenes por vatio, en este caso, hablamos de bombillas mixtas, pero no se llaman así porque sean aptas para el crecimiento y la floración, sino que es debido a su funcionamiento. Aunque para cultivadores que busquen mayor potencia, existen las lámparas de sodio de alta presión, estas magníficas bombillas pueden llegar a alcanzar entre 100 y 183 lúmenes por vatio, sin duda, unos valores nada despreciables.

    Existen múltiples ventajas en favor del uso de lámparas de descarga frente a las de led. La potencia y el calor que emiten este tipo de bombillas crean un clima perfecto en el habitáculo donde se encuentra el cultivo para favorecer a la recreación del hábitat natural de las plantas de marihuana. La estimulación que producen en el cultivo desarrollan de una manera inigualables a las plántulas, además de, contribuir a una mejor alimentación y una mayor cosecha por su gran potencia lumínica.

    Hay diferentes potencias disponibles, dependiendo del tamaño del espacio que dispongamos para el cultivo, podemos utilizar desde lámparas que soportan 100 vatios, hasta las que mayor potencia y espacio abarcan como son las de 1000 vatios.

    No solo tenemos disponibles diferentes potencias de lámparas, sino que además, encontraréis bombillas específicas para cada una de las fases del cultivo y con las que conseguiréis los mejores resultados posibles, aportando a las plantas el espectro de luz más adecuado en cada una de sus etapas.

    Las lámparas son uno de los elementos fundamentales para el desarrollo de las plantas, imprescindibles para su crecimiento y posterior floración. Sin ellas, sería imposible recrear el clima del exterior. Dependiendo de la potencia de la lámpara que seleccionemos, nuestra cosecha podrá aumentar considerablemente. Si tienes dudas sobre el tipo de bombilla que mejor se ajuste a tu cultivo, nuestro equipo queda a tu disposición.

  • Reflectores

  • Kits de iluminación

  • Componentes

La luz en nuestro cultivo es esencial para el desarrollo y crecimiento de nuestras plantas. Hay que tener en cuenta que no todos los equipos son válidos, dependiendo del espacio del que dispongamos para nuestro cultivo podremos escoger entre diferentes potencias que nos ayuden a recolectar la mejor cosecha posible.

¿Por qué es tan importante la iluminación en el cultivo?


Existe un error muy común y es creer que con un equipo de más potencia podremos obtener más cantidad en la cosecha. Aunque es algo que desde BeGrower no podemos negar, hay que tener en cuenta muchos aspectos que influirán en la calidad y cantidad cuando recolectemos la cosecha, no es solo cuestión de vatios. Cuando tenemos un cultivo totalmente optimizado, podríamos decir que estaríamos moviéndonos cerca de la perfección en el cultivo de marihuana que sería obtener 1 gramo por vatio de potencia.

Dependiendo del espacio del que dispongamos, este sería el equipo que desde Begrower te recomendamos:

­ Equipo de iluminación de 250w o inferior:

Este equipo de iluminación está pensado para mini cultivos o para el mantenimiento de madres, enraizamiento o desarrollo de esquejes. La potencia de este kit hace que sea ideal para pequeños armarios con unas medidas entre 0,5m2 o 0,6m2, también hay que tener en cuenta que el calor que emite este equipo es mucho menor que otros de más potencia.

­ Equipo de iluminación de 400w o de 600w:

La potencia de estos kits de iluminación hacen que sean los más usados entre los cultivadores que tienen un espacio nada despreciable con armarios entre 1m2 y 1,5m2. En este caso es recomendable contar con un buen sistema de extracción por el calor que emiten las lámparas.

­ Equipo de iluminación de 1000w:

Probablemente son los kits más potentes y son usados por cultivadores con experiencia y que buscan dar un salto cualitativo y cuantitativo en sus cosechas. Sin duda, hay que tener un sistema de extracción de aire potente y un espacio amplio por la cantidad de lúmenes que desprenden.

Cuando hayamos seleccionado el balastro con la potencia que vamos a utilizar es momento de pensar en la lámpara que mejor se adapte a nuestro cultivo.

Existen muchos tipos de lámparas en el mercado, lo que hace muy complicado para cultivadores que se inician decantarse por una. Si lo que buscamos es un ahorro tanto en el consumo como en el coste de la lámpara, la opción más rentable son las lámparas de bajo consumo o lámparas Led.

En el caso de las lámparas de bajo consumo, son perfectas para espacios reducidos donde no queremos que nos suba mucho la temperatura. Sin embargo, la opción de las lámparas Led puede ser aún más interesante, gracias a su bajo consumo y al salto cualitativo en la calidad de luz que tendremos en nuestro cultivo. Las lámparas Led es una fantástica opción para cultivos de interior en verano debido a que no emiten calor o para cultivos de tamaños reducidos.

Por último, las lámparas más usadas por los cultivadores por sus grandes resultados son las lámparas de HPS. Estas lámparas nos generan abundantes cosechas gracias a los colores y a la potencia de la luz que emite. Como hándicap, son bombillas que emiten mucho calor y debemos pensar en un buen sistema de extracción que renueve el aire de nuestro cultivo y así evitarnos tener problemas de temperatura. En verano no es aconsejable hacer uso de este tipo de lámparas pero cuando llegan las bajas temperaturas es la mejor opción. Independientemente del tipo de lámpara que elijamos, debemos seleccionar primero el balastro y la potencia para no caer en el error de una potencia alta de balastro para una potencia baja de lámpara.

Los ciclos de luz son fundamentales para un correcto crecimiento y floración en nuestro cultivo.



Durante la fase de crecimiento debemos mantener 18 horas el equipo de iluminación conectado y 6 horas apagado. Cuando pasamos a floración cambiamos la iluminación a 12 horas encendida y 12 horas apagada. Para facilitarnos el trabajo, contamos con temporizadores que podemos programar previamente y que nos ayudaran en la tarea de asegurarnos que nuestras plantas de marihuana reciben la luz que necesitan.


El último componente que debemos adquirir para contar con el equipo de iluminación completo es el reflector.

El reflector es el encargado de repartir la luz por todo el cultivo de manera uniforme. Hay diferentes opciones por las que podemos decantarnos según el clima y nuestro presupuesto nos permita. Existen reflectores refrigerados que ayudan a conseguir una temperatura óptima dentro del cultivo eliminando el calor que emiten las lámparas con mejores resultados, como los famosos cooltube o Spudnik.

En nuestra categoría de iluminación podrás encontrar todas las opciones disponibles en nuestro catálogo y que mejor se adapten a ti y a tu cultivo.