Cosecha y secado marihuana - BeGrower
Categorías
Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00€ Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra



En esta sección encontrarás todas las herramientas y utensilios necesarios para realizar una cosecha y secado de marihuana a la altura de cualquier cultivador profesional. Disponemos de todos los instrumentos necesarios para cada uno de los pasos del proceso, desde que realizamos el corte de la planta hasta antes de fumarla.


Leer Más

Cosecha y secado marihuana 

¿Cuando cosechar y cortar nuestra marihuana?

Los microscopios son el chivo expiatorio que nos indicará cuando nuestras plantas están listas para ser cosechadas. Muchos cultivadores inexpertos se dejan guiar por los pelos marrones que aparecen en las plantas tras las primeras semanas de floración, aunque el indicador que debemos seguir para saber el momento exacto de la cosecha será el estado de los tricomas.

Tijeras en todos los formatos, ya sea para manicurar de manera cómoda y fácil nuestras plantas, o para cortar los troncos sin problemas. Es muy importante que en el momento que ponemos a secar nuestra marihuana, esta esté libre de hojas para que el secado sea más efectivo, ya que es en las hojas donde se acumula gran volumen de humedad y agua.

Existe otra manera de separar las hojas de los cogollos y es con las peladoras. Estos instrumentos sirven para eliminar todas las hojas que están fijadas a las flores evitando hacerlo de forma manual, esto nos ahorrará mucho tiempo y trabajo. Existen diferentes formatos de peladores de marihuana, desde pequeños modelos manuales muy útiles para aquellos cultivadores que no produzcan grandes cantidades, hasta considerables máquinas donde poder introducir las ramas completas y con las que solo tendremos que recoger los cogollos para ponerlos a secar. Todos los restos y hojas se pueden secar y utilizar para realizar extracciones de resina.

¿Como secar nuestra marihuana?

Llegados a este punto, donde los cogollos han quedado libres de hojas, haremos uso de un buen sitio donde proceder al secado. Es recomendable buscar un lugar con poca luz y que contenga ventilación, aunque no de manera directa, y con una temperatura no superior a los 25 grados. Se pueden colgar de cuerdas o utilizar mallas de secado, que según el modelo, irán en el techo o en el suelo. Si lo hacemos con mallas de secado, la marihuana obtendrá una buena circulación de aire y reduciremos notablemente el espacio que consumiriamos con otro sistema. También se aconseja emplazar el secado en una habitación o en un armario, aunque siempre sin perder de vista la humedad, porque si ésta sube demasiado debemos usar un deshumidificador para bajar los valores.

Una vez, tenemos la marihuana seca, es el momento de trasladar la cosecha a botes herméticos donde comenzaremos el proceso de curación. Es a partir de este instante, cuando la marihuana empieza a elevar su potencia. Todos los restos que hemos ido acumulando en este proceso y que ahora se hallan secos, podemos utilizarlo para hacer nuestras propias extracciones de resina, teniendo el mismo tipo de genética en dos formatos disponibles para fumarla y disfrutarla.

Cuando el proceso de curación ha concluido, se puede envasar al vacío y nos aguantará en perfectas condiciones durante dos años, sin perder un ápice de calidad ni potencia.

Todos los utensilios para obtener una cosecha y secado de marihuana de alto nivel se encuentran en nuestro grow shop online. Potencia su sabor y efecto al máximo con nuestros consejos, y si tienes dudas, nuestro equipo estará encantado de ayudarte.