Balastro - BeGrower
Categorías
Carrito: 0 producto Productos vacío

Ningún producto

A determinar Transporte
0,00€ Total

Confirmar

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra



Los balastros son una parte fundamental en nuestro cultivo de interior ya que nos ayudarán de manera clave en el desarrollo correcto de nuestro cultivo. Cuando hablamos de balastros tenemos que tener en cuenta que actúan como transformadores dándole la potencia necesaria a las bombillas para su funcionamiento.


Leer Más

Balastro 

Dentro de los balastros, tenemos diferentes potencias disponibles en el mercado adaptables a nuestro tamaño de cultivo.

Importante decir que la bombilla que seleccionemos para nuestro cultivo debe ser de la misma potencia que nuestro balastro. Si la bombilla tiene una potencia menor que el balastro podremos llegar a fundirla debido a la diferencia de corriente entre los dos elementos. Sin embargo, si la potencia del balastro es menor que la bombilla que coloquemos, esta no podrá dar su potencia original aunque no llegaría a fundirse como en el primer caso, a no ser que, trabajemos con potencias muy bajas y en ese caso, podría darse que no hiciese bien el recorrido la corriente y llegar en algún momento a fundirse. Un caso como este sería utilizar un balastro de 600w con una bombilla de 150w.

Volviendo a los balastros, dentro de sus características, encontramos diferencias importantes como el diferencial de potencia. Los balastros mas usados en el mercado solo tienen una potencia de salida aunque poco a poco y cada vez más son los cultivadores que optan por balastros regulables.

Los balastros con una sola potencia de salida suelen encontrar su uso en cultivos que no necesitan diferentes potencias, el ejemplo perfecto sería un armario de cultivo con una madre, en este caso, necesitamos mantener siempre la misma potencia. Otro de los casos más comunes sería en armarios de cultivos usados exclusivamente para floración, donde tampoco necesitamos de un cambio de potencia.

En BeGrower también dispones de balastros regulables.

Estos balastros tienen la ventaja de poder regular la potencia en función del estadio en el que nos encontremos. Normalmente, las opciones son el 50%, 75%, 100% y 110%. Para poneros un ejemplo y que no os quede ninguna duda al respecto, si tenemos un balastro de 600w regulable, podremos seleccionar diferentes potencias como; 250w, 400w, 600w y +600w. De todos modos, los balastros regulables cuentan con diferentes potencias y en el ejemplo anterior, se podrían regular a la potencia que queramos y utilizar una bombilla de 600w en todas sus fases sin sufrir ningún contratiempo o problema dentro de nuestro cultivo.

Una guía rápida de balastros para los que os estéis iniciando en el cultivo de interior sería la siguiente:


En la potencia más baja que tengamos a nuestro alcance la utilizaremos para enraizar los esquejes o germinar nuestras semillas. El 75% lo usaremos para la fase de crecimiento de nuestro cultivo. El 100% se utiliza para la fase de floración en la que nuestras plantas necesitan el mayor aporte lumínico que podamos facilitarles. El 110% o potencia máxima la utilizaríamos para la fase final o engorde de cogollos. Esto sería siempre y cuando dispongamos de esta opción extra que nos brindan los balastros regulables.

Por último, cuando seleccionamos nuestro balastro debemos ser conscientes que existen tanto balastros electrónicos como magnéticos. Los balastros electrónicos suelen ser regulables y nos ayudan a aprovechar más la energía que consumimos en nuestro cultivo, hay estudios que indican que tienen un 30% más de luz que los magnéticos. En el caso de los balastros magnéticos no existen regulables. Los balastros electrónicos mantienen la luz fija dentro del cultivo y no emite parpadeos al arrancar, lo que será muy beneficioso para nuestro cultivo y hará que nuestras plantas reciban la luz más uniformemente.


También hay que destacar una de las cualidades más importantes en los electrónicos y es su silencioso funcionamiento, muy importante para espacios no insonorizados, casi todos los componentes son piezas electrónicas y eso hace que no emitan ruido alguno. Además, tenemos otro motivo por el que nos gusta tanto este tipo de balastro y es la temperatura. Son balastros que mantienen una temperatura óptima para poder introducirlos dentro de nuestro armario de cultivo si lo deseamos sin ningún problema.

Si nuestro presupuesto es ajustado y queremos optar por el clásico, tenemos la opción magnética que es mucha más económica. Los problemas más comunes que nos encontramos con este tipo de balastros son fundamentalmente la temperatura que alcanzan, el ruido que emiten, sobre todo vibraciones, y la pérdida de luz que podría estar haciendo tanto bien a nuestro cultivo de interior. La luz que emana este tipo de balastros es discontinua y podremos saber con una técnica al alcance de todos, que tipo de balastro tenemos ante nosotros. Tan solo necesitáis enfocar con la cámara del móvil a la luz del balastro y si detectamos franjas de luz es que se trata de un balastro magnético.


Como consejo, no introduzcáis nunca un balastro magnético dentro del cultivo

Debido a las temperaturas que alcanza y puede hacer que nuestro cultivo lo sufra también. Solo existe un balastro magnético regulable con una opción boost que pasa de 600w a 660w. En nuestra categoría de balastros podrás encontrar todas las opciones disponibles en nuestro catálogo y que mejor se adapten a ti y a tu cultivo.